Sunday, October 19, 2008

Rosas rojas

Era el verano del 2005 me parece... me encontraba en una boda a la que me invitaron casi por casualidad, era fuera de la ciudad y yo iba con una amiga y su novio, pero sola, sin pareja como siempre he ido a todas partes. La tarde-noche era lluviosa y fría, el pueblo es frío de porsí y yo con mi vestidito de seda flotante, por momentos tiritaba de frío. Ya la ceremonia religiosa había pasado, estábamos en la recepción, los novios ocupados recibiendo a los invitados y preparando lo que seguía de la velada y cada quien con su cada cual conversando, jugando en las mesas aún semivacías . Mi amiga estaba junto a mi, pero se encontraba muy ocupada pues la boda era de la hermana de su novio y ella y él eran testigos de la boda civil que se llevaría acabo en unos momentos más, yo no conocía a nadie más y me entretenía viendo hacia los lados, ésta iba a ser una laaaarga velada.

Después de la cena ya el frío era algo de consideración, tenía el abrigo puesto y la pashmina sobre las piernas, envolviéndolas cual cobija de una viejita en mesedora, para esas horas la lluvia ya era una brisa helada, como si pequeñas navajas de hielo cayeran del cielo, afortunadamente mi mesa estaba bajo techo y no bajo un telón, aunque el piso era pasto fresco y congelante y las sandalias descubiertas no proveían ningún refugio tibio a mis pies. Como dije antes no conocía a nadie, mi amiga y su novio eran asunto aparte, y casi todos eran familias o parejas, me sentía realmente fuera de lugar y seriamente aburrida. No recuerdo de dónde salió pero tenía una pluma en mis manos y comencé a garabatear sobre un cuadernillo de cánticos que repartieron en la iglesia y que por inercia, guardé en mi bolso y me alegró que fuera así porque al menos me entretuve un buen rato.

Era el momento de los bailes, del relajo y todas las parejitas se pararon a bailar, solo algunos nos quedamos en las mesas, y ahí estaba yo garabateando cosas sin sentido en esas hojas de papel, cuando el maestro de ceremonias interrumpió la música diciendo que había una sorpresa para la novia, de repente entró el novio con el ramo más grande de rosas rojas que he visto en toda mi vida, era bellísimo, rosas rojas rodeadas de pequeños destellos de botoncitos blancos de alguna otra flor, flores frescas y fragantes al rojo vivo, en ese momento el novio de profirió a su esposa muchas promesas y palabras de amor como suele hacerse en las bodas, se les veía lágrimas y sonrisas de emoción a ambos y fue cuando me pegó durísimo...

Jamás en mi vida he recibido flores, nunca nadie me ha hecho tal regalo mucho menos unas rosas, en realidad nunca lo había pensado, cada mentado 14 de febrero veía como las rosas rojas eran repartidas en el colegio o la universidad enviadas por "admiradores secretos" o novios perdidamente enamorados pero nunca se me ocurrió que nunca me había tocado recibir una a mi. Las bodas me ponen de un humor extraño, como he dicho antes soy muy sentimental, me da emoción ver que una pareja es tan feliz y mucho más si es gente que conosco, pero al mismo tiempo me da tristeza el pensar que yo estoy tan lejos de tal felicidad. No es que quiera casarme, ni que me urga como a tantas chicas que hay por ahí, no es eso es el simple hecho de que añoro algo que nunca he gozado: una pareja amorosa y con la cual compartir el tiempo.

Al ver tal despliegue de amor entre los recién casados, todos explotaron en aplausos y "vivan los novios" y yo solo pude aplaudir y secar a escondidas unas lagrimitas que se me habían escapado. Volví a sentarme y regresé a mi tarea anterior, me puse a dibujar rosas y otras tonterías y a escribir deseos para después esconderlos bajo la misma tinta, así transcurrió el resto de la noche...no, nadie me invitó a bailar sobre todo porque había pocos chicos solos todos mucho más jóvenes o mayores que yo y tal vez porque me veía muy ocupada con mi tarea...al fin, la música no era tan buena y tampoco me encanta bailar.

Ayer por la noche ocurrió un hecho curioso que me hizo recordar toda esta historia y es que mi madre salió a dejar algo a la calle y cuando abrió el portón un pequeño ramo de rosas rojas cayó a sus pies, 5 rosas rojas muy bonitas envueltas en celofán fueron dejadas en la puerta. Quién sabe cuánto tiempo llevaban ahí, no sabemos quién las dejó o si las olvidaron. En casa solo vivimos mis padres y yo y antes ese tipo de detalles siempre fueron para mi hermana, esta vez dicen que fue para mi, caso curioso, si fuera así no tengo idea quién pudo ser, pero debo reconocer que ha sido lindo que pudiera ser así, alguien dejando rosas rojas a mi puerta, rosas para mí. Al final, las ilusiones no cuestan nada.

10 comments:

Vicente said...

Que lindo detalle de la persona, pero ilusión o no, disfrútalo por que has empezado una semana de manera diferente, con flores, las cuales complementaran ese espacio que tu creas idóneo para verlas y disfrutarlas.

De la ilusión, pues Victor Hugo escribió lo siguiente: "El alma tiene ilusiones, como el pájaro alas. Eso es lo que la sostiene". Así que a formar cimientos...

Buen día y excelente inicio de semana.

ZGRL said...

Gracias Vicente, si fue un lindo detalle, aunque no se si realmente era para mi y a quien se lo debo en tal caso.

Que bonita cita la de Victor Hugo y muy cierta también. Las ilusiones a veces nos permiten salir de la rutina y volar a otros planos...

Espero que también tengas una excelente semana!

Shaka said...

Hola Ale, realmente no encuentro un motivo por el cual creer que las rosas no eran para ti. Por supuesto que eran para ti y no hay más. Felicidades ;). Tienes por ahi algún admirador secreto. Ciertamente es un chido detalle y yo creo que esto no acabará en simples ilusiones. Venga... hay que confiar en que las cosas siempre cambian para bien. Te deseo mucha suerte niña. Te mando un fuerte abrazo.

ZGRL said...

Hola Shaka:

Que lindo, jajaja un admirador secreto, es algo así como un fenómeno fuera de serie para mi, igual fue solo un detalle único, pero eso sí, muy muy lindo.

Yo tambien te mando un muy fuerte abrazo.

Ing. Cardioide said...

Ira la Ale con admiradores secretos! :D

Yo siempre he dicho que por algo pasan las cosas, e independientemente de quien te rodee, yo sí creo que esas rosas van destinadas para ti... Ahora veremos con el tiempo ver en tu blog "YA TENGO NOVIO" jajaja :D

No te apures, seguro has de tener N admiradores secretos que son muy tímidos para expresarlo de frente, ya sea por temor al rechazo, u otras cosas... yo qué se!

A lo mejor es quien menos te lo imaginas! jejeje

Aloha! Un abrazo Ale! :D

Lalo.

ZGRL said...

Hola Lalo!!!...jajaja pues quien sabe! de cualquier manera fue un detalle padre, eso de los admiradores pues no se me ha dado mucho o de plano han sido muy secretos porque nunca me he enterado! jajaja... saludos y un abrazo!!

Seductor Errante said...

a mi tampoco me habian regalado flores, pero hace menos de una semana me llegò un super ramote de rosas rojas, super rojas y bonitas, y si, al igual q a ti, siempre q veia algo asi me chocaban en el corazon la algrìa ajena y la tristeza propio, pero en este año se rompiò la maldiciòn, en el momento menos esperado un rayo de sonrisas apareciò asi que concuerdo con shaka, quien quita y esas rosas no son de la persona q te va a cambiar la vida...

saludos

ZGRL said...

Hola Seductor Errante... pues ese ramo debe haber sido una sorpresa bellísima y más viniendo de alguien tan especial como tu rayo de sonrisas. Ojalá tanto tu como Shaka tengan razón y mi suerte cambie pronto, gracias por pasar por aqui.
Saludos!

Tito said...

A mi no me gustan las rosas como objeto de regalo...

saludos!!
visita mis blogs!!

ZGRL said...

Hola Tito!, es cierto a muchas personas no les gusta que les regalen flores, incluso conozco un par de personas que odian las rosas jajaja pero no es mi caso, a mi si me gustan, no me desvivo por ellas pero son lindas y me encanta su fragancia...
Nos vemos por tu blog :)