Saturday, September 6, 2008

Palabras para un desterrado

Algo pasó hace un momento que me hizo recordarte. Hace ya algún tiempo que no pensaba tanto en tí y en todo lo que pasé desde que te conocí, en esos momentos de tanta luz e ilusión, o por el contrario aquellos en los que me encontraba en completa oscuridad. La última vez que supe algo de ti fue cuando me enteré que escribiste un libro y que te estaba yendo muy bien. En aquella ocasión el dolor me asaltó porque hubiera deseado el estar contigo compartiendo tu éxito y siendo partícipe de tus sueños y objetivos cumplidos; el dolor se acentuó al saber que aquella chica estaba a tu lado, en mi lugar, aunque era de esperarse.

Los meses han pasado y mis heridas han sanado, he de decir que ya no pienso en ti como lo hacía antes, ya no me provocas dolor, ni pena. Ya no te extraño, ya no te pienso a toda hora y nada se mueve en mi interior al ver tu fotografía. No soy más esa chica completamente inocente e ingenua que era cuando llegaste, eso te lo llevaste de mí y no lo tendré nunca más; tampoco soy tan insegura, tímida y confiada, me parece que simplemente crecí y logré desterrarte de mi, al fin!

Ahora lo que me pasa es que, aún cuando no te extraño a TI, extraño aquello que significaba el tenerte, aquello de tener alguien a tu lado, el saber que, aún lejos, hay alguien allá afuera a quien en verdad le importas y que arde en ganas de estar a tu lado también. Extraño esa complicidad, esa empatía, extraño tener a alguien con quien hablar de lo que sea, extraño los planes, las ansias de compartir el tiempo, el espacio, besos, caricias o algo más; la emoción de recibir un mensaje, una llamada, una visita.

Definitivamente, la lluvia me afecta, en días como este desearía tener a alguien con quien simplemente compartir el ser y estar, ¿haciendo qué?, eso es lo de menos.

6 comments:

Shaka said...

Vaya, vaya... qué post tan cargado de sentimientos :). Sabes... me da la impresion de que estás enamorada del amor. Y eso es normal después de haberlo querido de la manera en que lo hiciste. Añoras no a él, sino lo que representaba estar con él. Extrañas el amor, no a él. Y eso en cierta forma supongo que es bueno, porque a este muchacho lo has enterrado por completo, ya no lastima. Ves su foto y ya no significa nada más, solo un recuerdo. Has cerrado ese capítulo, te has quitado a ese zombie de encima, y estás lista para emprender un nuevo viaje. Suerte :).

ZGRL said...

Así es Shaka, ultimamente me he sentido algo melancólica de hecho hay mucho, mucho que no expreso aquí, pero siempre ayuda.

Gracias por tu comentario, como siempre, un abrazo!

juan antonio said...

Wow. Tu post define exactamente como me siento.

ZGRL said...

Juan Antonio:

Vaya!, supongo que ya somos dos con los mismos sentimientos, salaudos!!

Vicente said...

Lindo lo que escribiste, me gustó y describe perfectamente (a mi parecer)lo que muchas veces nos llega a pasar o nos pasa. De igual manera me hizo recordar algo que escribio Benedetti en la novela ¿Quién de Nosotros?:

"Te contemple como si fuera una foto de un album, como se mira a un rostro que fue algo importante y ya no lo es o desaparecio simplemente de nuestro destino, pero que todavía sirve para recordar alguna lección ya prescrita y sin gracia"


Pr cierto, bonitas piernas y tienes mi voto.

Saludos

ZGRL said...

Vicente:

Muchas gracias por tu comentario, bienvenido! espero tenerte seguido de visita. Al parecer, almenos alguna vez, todos llegamos a sentirnos así, me alegra que te haya gustado y te haya recordado a tan bella cita.

Gracias! espero después ver tu voto por allá.

Saludos!